COMPRA 3 MASCARILLAS Y OBTÉN LA 4ª GRATIS
Carrito de compra

Tipos de mascarilla y sus usos

Publicado por el autor />/> en la fecha de la fecha />/>
types of masks Ubik Stylish Face masks. Waterproof, antibacterial, breathable & quick-drying fabric

Hoy sabemos que usar mascarillas y medidas de prevención en toda la población es beneficioso. El hecho que muchas personas que transmiten una enfermedad pueden no mostrar ningún síntoma hace que las mascarillas se consideren uno de los métodos más comunes para reducir la expansión de enfermedades. Son medidas complementarias que nos ayudan a proteger y protegerse.

Aunque esta nueva normalidad llega a la mayoría del mundo ahora, lo cierto es que las mascarillas se han usado de forma extensa en muchos países asiáticos, lo cual se ha asociado con una reducción del contagio, por ejemplo, durante la epidemia del virus SARS que tuvo lugar en 2003.

Existen varios tipos de mascarillas, y es importante conocer su funcionamiento y usos más destacados. Hoy en día recibimos distintas informaciones sobre la variedad de mascarillas disponibles, y la cantidad de información que circula puede hacerlo algo confuso. Por eso, hemos creado una guía fácil que te ayudará a entender en qué consiste cada tipo. A continuación te explicamos cuáles son las distintas opciones y qué hace diferente a cada una.

EPI

Las mascarillas que se consideran EPI (equipos de protección individual) son aquellas que van destinadas a proteger a las personas de la inhalación de sustancias perjudiciales. Estas sustancias no solo son virus, sino también partículas que resultan tóxicas, por ejemplo, por su composición química. Este tipo de mascarilla debe cumplir con un reglamento estricto, y según este se establecen varios tipos:

FFP1: tiene una eficacia baja (78% de eficacia de filtración mínima, 22% de fuga hacia el exterior.)

FFP2: con una eficacia media 92% de eficacia de filtración mínima, 8% de fuga hacia el exterior.

FFP3: con una eficacia alta. 98% de eficacia de filtración mínima, 2% de fuga hacia el exterior

Todas estas mascarillas se someten a procesos específicos en los que se prueba si efectivamente tienen la capacidad de filtrado que se les exige.

La eficacia mayor o menos no significa que la FFP1 sea “mala”, sino que se emplea para otros usos y con otras pautas.

En el contexto médico, probablemente veas mascarillas FFP2. Quizás hayas oído hablar de la N95 el modelo homologado que recomienda la OMS y que se usa en EEUU. Este equivale en protección a una FFP2 o FFP3.

Mascarilla quirúrgica

Estas mascarillas son rectangulares y están hechas de materiales finos de un grosor que recuerda al papel. Su ajuste no es muy fuerte y deben cubrir la nariz, la boca y la barbilla Las mascarillas quirúrgicas son desechables y no se recomienda su reutilización, por lo que debes tratar de deshacerte de ellas tan pronto como hayas terminado su primer uso.

Si se usan de forma adecuada, previenen que una parte importante de las partículas que expulsamos en gotículas lleguen a otras personas. Por eso, este tipo de mascarillas ayuda a proteger a los demás. En menor medida, estas mascarillas también pueden ofrecer algo de protección frente a las secreciones de otras personas.

El tamaño de las mascarillas quirúrgicas varía, y es posible que encuentres algunas que ofrecen protección extra para los ojos, los pómulos o incluso la frente. Es muy posible que veas este tipo de mascarillas, por ejemplo, en un dentista o en un restaurante que desea extremar sus precauciones. También se emplean en entornos hospitalarios donde se necesita una higiene extra (en comparación con una planta donde no se emplea mascarilla).

Mascarillas de tela o hechas en casa

Estas mascarillas no van destinadas a usos médicos y están fabricadas con tejidos para ofrecer cobertura al usuario. Muchas instituciones recomiendan el uso de mascarillas de tela o mascarillas caseras con el objetivo de reducir la trasmisión de los virus en la sociedad, especialmente en aquellas personas que son portadoras asintomáticas.

Además, es importante que, en caso de escasez de mascarillas homologadas, no adquieras estas si no eres personal médico o de riesgo, porque al hacerlo privas del acceso a mascarillas a profesionales sanitarios y trabajadores que las necesitan.

Los beneficios de usar mascarillas de tela

Una de las grandes ventajas de las mascarillas de tela es que se pueden utilizar materiales muy comunes, por lo que no hay riesgo de escasez de suministro. Además, estas pueden disminuir el riesgo de que las personas asintomáticas o con síntomas muy leves contagien a otras personas cuando hablan, tosen o estornudan.

Por esta razón, las mascarillas de tela son una buena opción frente a no emplear ningún otro método de protección, y cuando resulta muy difícil mantener la distancia de seguridad entre personas. Te recomendamos que las incorpores como un accesorio más en tu día a día.

Precauciones a la hora de utilizar mascarillas de tela

El hecho de llevar mascarilla puede dar una sensación de falsa seguridad. Recuerda que ninguna mascarilla te garantiza una protección total no garantiza que evites el contagio.

El uso de mascarillas de tela tampoco evita que siga siendo imprescindible el seguimiento de las pautas habituales de higiene. Por lo tanto, deberás seguir prestando especial atención a lavarte las manos a menudo y mantener la distancia social de seguridad.

¿Qué tejido es más eficaz?

Esta es una pregunta muy habitual estos días. Existe un boom de personas que se han lanzado a fabricarse sus propias mascarillas y desean conocer qué tipo de tela puede ser más eficaz, y cómo debe disponerse para ofrecer más protección.

Si se emplea una sola capa de tejido, el algodón de alta densidad en hilos (cuántos hilos tiene en cada centímetro cuadrado) es uno de los tejidos que más eficacia a demostrado. El llamado algodón egipcio suele tener esta densidad alta. En general, sin embargo, los tejidos son más eficaces si se emplean varias capas, especialmente si son una mezcla de materiales.

Una capa de algodón combinada con dos capas de seda, por ejemplo, puede filtrar hasta el 90% de las partículas mayores de 300 nanómetros. Puedes obtener un resultado similar a partir de la combinación de dos capas de chifón o una de franela a una capa de algodón.

La eficacia de estos tejidos ha sido estudiada por los científicos. Se cree que los resultados en el filtrado y su eficacia se producen por una combinación de la filtración mecánica y la electroestática. ¿Cómo funciona esto? Supongamos que tienes una capa de algodón de alta densidad. Este será capaz de impedir que algunas partículas se cuelen entre los huecos de las fibras (puesto que los espacios entre hilos son menores). Si le añades una capa de seda, es muy probable que la carga electroestática de la seda también logre atrapar partículas.

IMPORTANTE: El material es solo uno de los aspectos importantes. Es fundamental, cualquiera que sea la mascarilla que utilices, que se ajuste bien a la forma de tu cara y no deje huecos innecesarios. Se ha calculado que las mascarillas mal ajustadas pueden perder hasta el 60 por ciento de su eficacia, un porcentaje crítico cuando se trata de prevenir la transmisión en poblaciones. Por eso, pregunta siempre la talla, y asegúrate de que los menores de edad cuentan con un modelo adaptado a su fisionomía.

Publicación más antigua Post más reciente

Discount Code Copied

Your Promo Code will expire with in minssecs ?